El Grupo Popular tacha de “irresponsable” el borrador del presupuesto planteado por el tándem Millán-Orozco

·      Bonilla ha resaltado que “es un auténtico despropósito que no se apruebe el techo de gasto, algo que es obligatorio antes de plantear cualquier tipo de borrador, lo que demuestra que esto es una nueva cortina de humo para intentar cubrir la nefasta gestión de PSOE y Cs”

25, noviembre, 2021.- El portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Jaén, Manuel Bonilla, ha realizado una primera valoración a la presentación “eufórica” de la concejal de Hacienda, María Orozco, “que después de ya casi 3 años dirigiendo la materia económica municipal parece que no ha encontrado el camino para plantear un presupuesto con todos los pasos que se exigen dentro del marco normativo. Tanto es así, que ha presentado un borrador presupuestario que ni siquiera tenían en su poder los grupos municipales, y lo que consideramos más grave aún, que no ha sido supervisado por los órganos municipales preceptivos” ha afirmado.

Bonilla ha resaltado que “nos parece un auténtico despropósito y lo que es más grave, una auténtica irresponsabilidad que dicho documento haya sido remitido a los grupos y presentado a los medios de comunicación bajo la denominación de borrador de presupuestos para el ejercicio 2022, porque en el mismo no se llega a incorporar ninguna propuesta para la aprobación del techo de gasto, elemento imprescindible y legalmente exigible para poder iniciar el trámite del proyecto de presupuestos para 2022”. Además, ha añadido que “no pueden pedirle a la oposición responsabilidad cuando son ellos mismos los que no han aportado un solo papel que acredite la viabilidad de los datos que han reflejado en el documento que nos han remitido a las 13:00 horas del día de hoy”.

El portavoz ha considerado que la no aprobación previa del techo de gasto es un hecho “gravísimo” porque determina el incumplimiento de una exigencia legal por más que las reglas fiscales estén en suspenso, que lo están, pero no así la obligación de aprobar este documento para 2022, algo que han hecho todos los ayuntamientos que han tomado la decisión de aprobar unas cuentas para el próximo ejercicio, así como el resto de administraciones públicas.

Además, ha señalado como una “enorme irresponsabilidad” que el documento se nos ha trasladado -que incorpora los presupuestos de los diferentes organismos autónomos sin ningún tipo de documentación acreditativa- no incluye si esos apartados han sido respaldados por los servicios respectivos, ni incorpora rúbrica alguna de los presidentes de estos organismos.

Asimismo, este documento -porque no se le puede llamar borrador como tal- carece de informe económico financiero, de informe sobre variaciones de personal, de plantillas de personal -sin poder verificar los datos relativos al capítulo I-, amén de una previsión alguna de las sociedades municipales, de memoria y de informe de previsiones de ingresos, ni tan siquiera de los servicios de gestión y recaudación tributaria.

“En este primer análisis, detectamos a vuelapluma que los capítulos I, II y III están inflados entre 15 y 20 millones de euros”, toda vez que le recordamos a la Sra. Orozco que es obligado que se consigne esas cantidades no sobre derechos reconocidos sino sobre la recaudación líquida efectiva media de los tres últimos ejercicios, conforme a las consideraciones que reiteradamente ha hecho el Ministerio de Hacienda en los informes de los presupuestos previos.

Bonilla ha destacado que se consignan importes muy considerables de los fondos DUSI (en la parte FEDER) como transferencias de capital. “La señora Orozco debería saber que ese tipo de transferencias derivadas de subvenciones se incorporan como remanentes o generaciones de crédito, de un ejercicio a otro y por tanto no se pueden presupuestar, y al presupuestarse se están consignando por duplicado” ha subrayado.

Finalmente, el portavoz popular también ha lamentado que en dicho presupuesto no se haga previsión alguna en cuanto al pago vinculado al préstamo del fondo de ordenación y a los planes de pago a proveedores, que es verdad que no vencen en 2022 pero indudablemente sí lo harán para 2023. No incorporar previsión alguna en esos capítulos, significa que en caso de que en 2023 hubiera que hacer frente al pago de capital y de los intereses de dichos préstamos -entre 15-20 millones de euros anuales- y hubiera un presupuesto prorrogado, no tendríamos partidas para afrontar dichos pagos.